Anterior Proyecto
Siguiente Proyecto

Del Paseo

Creemos en la importancia de la transición entre ser niña y mujer. En que no hay que apresurar el paso ni tampoco detenerlo. Esta recámara fue diseñada para una jovencita de quince años, tomando en cuenta sus gustos personales, así como las necesidades acorde a su edad. Pensamos en detalles florales que alegraran y adornaran su entorno, mucho espacio de almacenamiento y un gran espejo para lidiar con esa pregunta que va a durarle muchos años más… ¿Qué me pongo?